Presidente Duque nombra alcalde Ad hoc en Medellín para proceso de revocatoria.

0
208

Desde el 18 de mayo, los diversos movimientos sociales y la ciudadanía a favor de la revocatoria del alcalde Daniel Quintero en la ciudad de Medellín, esperaban el nombramiento de un alcalde ad hoc, según la solicitud realizada por la Procuraduría Regional de Antioquia, luego de aceptar la recusación de uno de estos movimientos, conocido como “Pacto por Medellín”.

Según Función Pública, una persona encargada “ad hoc” es aquella designada para desempeñar una función específica, generalmente en los casos en que el funcionario del cargo se ha declarado impedido. Según el ente de control se debía “separar al Alcalde del municipio de Medellín, Antioquia, señor Daniel Quintero Calle, de las funciones que en tal calidad le competen con ocasión de la vigilancia del cumplimiento de las medidas de bioseguridad para el manejo y control del Coronavirus COVID-19, en la actividad de recolección de apoyos adelantada por los comités promotores de las iniciativas de revocatoria del mandato y de la decisión del impedimento planteado por la Secretaría de Salud Municipal”.

Un mes después, el presidente Duque por fin realizó el nombramiento, que da vía libre a la recolección de firmas para adelantar el proceso de revocatoria. El viceministro del interior Juan Pablo Díaz-Granados Pinedo fue el designado para velar que en el proceso se cumplan los protocolos de bioseguridad, que tardaron meses para ser emitidos y aprobados por el Ministerio de Salud.

Según las redes sociales, varios lideres de los movimientos que impulsan la revocatoria fueron contactados en la noche del jueves para informarles que el día de hoy se les entregarían por parte de la Registraduría Nacional los formularios necesarios para la recopilación de las 250.000 firmas que prometieron allegar al órgano, para que sean validadas al menos la tercera parte, y así poder llamar a elecciones nuevamente.

La iniciativa es motivada, además de por una pésima gestión de la pandemia, su gestión ha sido duramente criticada por su manejo de EPM y su junta directiva, Ruta N, el deseo de destruir el aeropuerto Olaya Herrera, su creación de burocracia con nuevas secretarias y el nepotismo con que ha dirigido la ciudad, o su última ”pinturita” de asistir a barranquilla a ver un partido de la selección Colombia so pretexto de una reunión en pleno pico de la pandemia y a costa del erario. No en vano, ha estado en el peor punto de aprobación de los últimos tres alcaldes de la ciudad según Invamer.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here