El ‘modelo de negocios’ del chavismo es lo que estará en juicio con proceso a Saab en EEUU.

0
710

Durante el juicio al testaferro del régimen de Nicolás Maduro se mostrará el tejido de corrupción del chavismo.

En términos legales, se ha iniciado un proceso judicial formal contra el colombiano Alex Saab en EEUU, por lavado de dinero. Pero, en realidad, lo que estará en juicio será el “modelo de negocios” que llevó adelante el chavismo, especialmente desde que Nicolás Maduro tomó el poder usando a este empresario, prácticamente un desconocido, como su alfil de confianza.

Este 18 de octubre Saab, tras más de un año de una batalla legal en Cabo Verde, donde fue detenido cuando su avión se reabastecía de combustible, fue presentado ante la justicia de EEUU. Señalado como presunto testaferro de Maduro, Saab debe hacer frente a siete acusaciones ante un tribunal federal de Miami. Se presume que lavó cientos de millones de dólares de la corrupción y el manejo opaco de fondos del chavismo desde Venezuela.

Como la pieza del alfil, en el ajedrez, Saab se movió en diagonal, sin aparecer en primera línea durante varios años, pero copando diversos ámbitos. Le hizo las “compras” al régimen de Maduro en el exterior, desde comida de dudosa calidad para ser distribuida dentro del mecanismo de control político llamado CLAP (Consejos Locales de Alimentación y Producción), hasta la gasolina que llegó desde Irán a mediados de 2020, cuando colapsó la escasa producción de Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Saab fue contratista para construir instalaciones deportivas, pero también para importar cuanta cosa fuese necesaria. Durante varios años le permitió al chavismo tener una figura de confianza que, al no ser venezolano y no ser una figura pública, se movió como pez en el agua en diversos países.

Saab fue durante varios años una figura a la sombra del poder. Su nombre lo denunció en primer lugar la exfiscal general Luisa Ortega Díaz, destituida en 2017 por una Asamblea Nacional Constituyente cuya legitimidad no fue reconocida por buena parte de la comunidad internacional. La ANC fue cerrada tres años después sin que llegase a aprobar un solo artículo de la hipotética nueva Carta Magna que tenía por mandato redactar.

Sin embargo, fue el trabajo de investigación realizado por el portal armando.info el que realmente mostró el peso que estaba teniendo Saab en la importación de alimentos. A fines de 2017 se mostró la trama de importación de comida desde México, en la que apareció la exsenadora colombiana y simpatizante del chavismo, Piedad Córdoba.

Comenzando el año 2018 cuatro periodistas de armando.info debieron exiliarse para evitar la persecución judicial. Un juez hasta prohibió que se mostrase el rostro de Saab y que los periodistas le mencionaran en sus trabajos de investigación.

Tras su detención preventiva en Cabo Verde, finalmente el chavismo reconoció la vinculación de Saab con el régimen de Maduro, pero hace escasas semanas fue que por primera vez el gobernante venezolano se refirió expresamente al empresario colombiano. La Cancillería le otorgó estatus diplomático y las gestiones de Caracas hicieron que hasta Rusia pidiera por su liberación.

Una periodista involucrada en la campaña en redes sociales montada por el chavismo para favorecer a Saab confirmó a DIARIO DE CUBA que se reclutaron a decenas de jóvenes con habilidades comunicacionales y que estos recibieron un pago entre 400 a 500 dólares mensuales por estar promoviendo la inocencia del detenido.

Caracas, principalmente, se llenó a pancartas y grafitis con mensajes a favor de Saab. La guinda de la importancia de este hombre para el chavismo se registró en México por partida doble. Semanas atrás, en un momento crucial del proceso en Cabo Verde para decir la extradición, el régimen de Maduro incluyó a Saab como parte de la delegación oficial en el proceso de diálogo político en México con la oposición prodemocracia.

Al conocerse el traslado de Saab a Miami, el pasado fin de semana, el chavismo no asistió en México a la nueva ronda de negociaciones, dejando descolocados no solo a los opositores que ya habían viajado a la capital mexicana, sino al propio Gobierno de México, anfitrión del diálogo, y a la delegación de Noruega, que hace la mediación en este proceso.

Saab, nacido en la ciudad de Barranquilla y de ascendencia libanesa, está relacionado con varias empresas, entre ellas Group Grand Limited (GGL), acusada de suministrar con sobreprecios al régimen de Maduro alimentos y víveres para los gubernamentales CLAP.

En julio de 2019 ya la Justicia de EEUU tenía como objetivo a Saab por haberse lucrado con “cientos de millones de dólares”. En julio de 2020 se formalizaron los señalamientos de EEUU, esto de cara a documentar el proceso de extradición desde Cabo Verde.

Las autoridades de EEUU presentaron cargos tanto contra Saab como contra su mano derecha, Álvaro Enrique Pulido, a quienes acusan de blanquear hasta 350 millones de dólares que supuestamente defraudaron a través del sistema de control cambiario en Venezuela.

Según EEUU, entre noviembre de 2011 y septiembre de 2015, Saab y Pulido se confabularon con otros para lavar sus ganancias ilícitas y transferirlas desde Venezuela a cuentas bancarias estadounidenses, motivo por el que Washington tiene jurisdicción en el caso.

Más allá de si coopera o no con la Justicia de EEUU, algo que su esposa la modelo italiana Camilla Fabri descarta, durante el juicio a Saab se mostrará el tejido de corrupción del chavismo y se prevé que se muestre el modus operandi del empresario colombiano para favorecer y enriquecerse junto al régimen de Maduro. Este modelo de negocios, a fin de cuentas, estará en el banquillo en Miami.